divendres, 23 de març de 2012

Recuperades peces robades

Vídeo

  • Recuperadas dos estatuas de bronce romanas del conjunto de Cástor y Pólux
  • Las piezas se sustrajeron de un yacimiento arqueológico de Alcurrucén, en Córdoba
  • Por el momento, hay una persona detenida y dos imputadas
  • Podrían pertenecer al grupo escultórico de Cástor y Pólux y estar valoradas en seis millones de euros

Agentes de la Policía Nacional de Jaén han recuperado dos estatuas de bronce del alto imperio romano, que podrían formar parte del grupo escultórico de Cástor y Pólux, en Córdoba. Las figuras, valoradas en unos seis millones de euros, son dos representaciones masculinas del siglo I d.C que han sido intervenidas en una finca del término municipal cordobés de Pedro Abad propiedad de dos hermanos que las tenían ocultas y pretendían venderlas en el mercado negro por la mitad de su valor.

En concreto, según ha informado el comisario de Policía, Daniel Salgado, iban a ser vendidas a un comprador italiano a través de intermediarios que operaban desde Jaén y Sevilla, el primero con antecedentes por hechos similares. La Policía decidió intervenir antes de que se realizara dicha venta –las partes ya estaban intentando autentificar las piezas mediante la preparación de la documentación- ante la posibilidad de perder las piezas. La operación se ha saldado con la detención de uno de los hermanos y la imputación a otras dos personas, el otro hermano y un mediador, todos ellos por un delito contra el patrimonio histórico y tentativa de contrabando de bienes históricos. Pero la Policía mantiene abierta la operación.
Fue a finales del pasado mes de enero cuando los investigadores tuvieron conocimiento de un importante expolio en un yacimiento arqueológico de Alcurrucén, zona ocupada en su día por villas y necrópolis. Las pesquisas posteriores permitieron a los agentes identificar a los mediadores y cómplices que pretendían vender las piezas, así como a los receptores de las mismas y localizar el lugar donde se ocultaban las dos estatuas.

Las piezas intervenidas son dos esculturas huecas de bronce que representan dos figuras masculinas totalmente desnudas, de 1.30 y 1.50 metros de altura, de unos 30 kilogramos de peso y en muy buen estado de conservación. Cuando fueron halladas, ambas estatuas presentaban amputaciones en brazos y piernas, una de ellas carecía de cabeza y parte del abdomen, y la otra no tenía órganos genitales. Gran parte de las piezas mutiladas han sido recuperadas. Según un primer informe de arqueólogos de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Córdoba, las piezas proceden del alto imperio romano. Si se confirma que son piezas independientes podría tratarse de la representación de un Efebo, y en caso de formar parte de un conjunto, pertenecerían al grupo escultórico de Cástor y Polux, con un valor de tasación de unos seis millones de euros como precio de salida. Esta tasación se ha realizado en base a la venta de una pieza similar en 2007, llevada a cabo en una casa de subastas, en la que una sola pieza alcanzó los 28 millones de euros.

Las piezas serán trasladas ahora al Museo de Córdoba donde se procederá a su restauración. "Son dos auténticas joyas de un valor excepcional", ha destacado el comisario de Policía de Jaén, que equipara las piezas halladas con el Efebo de Antequera, una de las piezas más importantes a nivel europeo de este tipo de representaciones.

El País

dimarts, 20 de març de 2012

Barcelona recupera un nou tram de muralla romana


Els treballs d’ampliació del Centre Cívic Pati Llimona, al barri Gòtic de Barcelona, han deixat al descobert 17 metres de la muralla de l’antiga Bàrcino del segle IV, entre els quals es troba una de les 76 torres que defensaven la ciutat —per això tenia el sobrenom de la ‘ciutat coronada’—, i una de les portes —la de mar—, fonamental en el paper comercial de la colònia. Aquests metres de muralla, units als 30 metres ja coneguts a altres indrets de la ciutat, fan del Pati Llimona un dels llocs clau per conèixer i entendre la Bàrcino romana.

Però no queda tot aquí; l’espai remodelat del Centre Cívic també ha incorporat les restes d’uns banys públics del segle I, els coneguts com ‘termes portuàries’. La piscina escalonada del ‘frigidarium’, on les dones es banyaven en aigua freda —la quantitat d’agulles de cabell que s’hi han trobat demostra la feminitat de l’espai—, és, sens dubte, la resta més espectacular.

Totes aquestes restes s’han integrat al nou Centre Cívic, que a partir d’ara estarà especialitzat en fotografia. El seu espai s’ha ampliat a la finca dels números set i nou del carrer Regomir, que era un bloc de pisos del segle XIX, tot i que reaprofitava altres construccions anteriors, com el palau Gualbes, la muralla romana i part de les termes. Precisament, els treballs no han servit només per rescatar el passat romà, sinó també per recuperar alguns elements patrimonials del palau.

Tot aquest conjunt s’ha museïtzat, de forma que al llarg del recorregut el visitant pot contemplar les restes arqueològiques ara recuperades al costat d’àmfores i monedes d’èpoques i procedències diverses. Fins al 12 de maig, el Pati Llimona organitza jornades de portes obertes per descobrir tot aquest passat de Barcelona, que fins no fa gaire estava amagat.
Notícia de Juan Carlos Moreno per a sàpiens.

dimecres, 14 de març de 2012

Matrimonium

Aquí teniu un vídeo que reconstrueix la cerimònia de matrimoni de l'època romana.



Hi ha deifències? Hi ha semblances?
Per cert, al minut 3 la núvia diu:"Ubi tu Gaius, ego Gaia". Sabeu què vol dir? Perquè la pronuncia?

dilluns, 12 de març de 2012

Aenigma: on està gravat aquest anunci?

Ahir, mentre veia la televisió, vaig tenir una grata sorpresa en veure on està gravat aquest spot. Ho sabeu? Animeu-vos a respondre.

dijous, 8 de març de 2012

divendres, 2 de març de 2012

Les termes romanes a Catalunya

Vet aquí la riquesa arqueològica del nostre país. Avui fem un repàs a les termes.









Un nou tresor romà



Los responsables de la excavación y el director del museo han presentado los resultados de los trabajos que han puesto patas arriba el edificio —ha habido que envolver la galera real para protegerla— desde 2010 y que está previsto que concluyan a finales de este año. Las obras darán paso a la adecuación del edificio para que reabra como museo marítimo en la primavera de 2014.

La tercera sorpresa derivada de los trabajos arqueológicos realizados en el edificio de las atarazanas de Barcelona en los últimos dos años ha sido que la construcción medieval, que mandó levantar Pere II el Gran, estaba mucho más cerca del mar que la que se puede ver hoy. “Llegaba casi a la fachada del edificio de la Aduana”, aseguran los arqueólogos Iñaki Moreno y Esteve Nadal, que han realizado catas junto al paseo de Josep Carner que han demostrado que las naves góticas se prolongaban.

Barcelona, aunque pueda parecer extraño, no tuvo un puerto propiamente dicho hasta el siglo XV (tal como se ve en el magnífico dibujo de Wyngaerde de 1563). Su construcción alteró la línea de costa de tal modo que hizo que el edificio de las atarazanas, parte del cual estaba descubierto, sufriera los continuos embates del mar. Eso obligó a desplazar el conjunto hacia la montaña un siglo después y a construir unas instalaciones que acabaron sustituyendo a las primeras. “El problema fue que el sistema arquitectónico había funcionado tan bien que se copió y no ha habido forma de saber qué pertenecía a cada época”, apunta Moreno bajo uno de los arcos. “La nueva datación no devalúa el edificio, lo revaloriza”, explica el director del museo, Roger Marcet, durante la visita a las obras, que tienen un presupuesto de 17 millones de euros, 700.000 para la excavación, que pagan la Diputación, el Ayuntamiento y el Puerto de Barcelona. “Ahora conoceremos con precisión las fases de construcción y tendremos que variar el discurso histórico y su importancia”, aseguró.


Una de las urnas de cristal aparecidas en el mausoleo romano del siglo I / JOSÉ LUIS BIEL
Que estos astilleros habían sido importantes se sabía, ya que aquí se construyó, entre otros muchos barcos que surcaron los mares durante varios siglos, la galera de Juan de Austria, que capitaneó la batalla de Lepanto en 1571 —de la que se exhibe una réplica a escala real—, pero lo que habrá que reconsiderar, a partir de los últimos datos, es el papel de esta instalación en la corte de los Austrias. “La remodelación profunda que se hizo en el siglo XVI de estas atarazanas las convirtió en las más importantes de la Península”, aseguró Marcet.

Los hallazgos han dado una última sorpresa: la localización de la estructura arquitectónica de una perforadora de cañones utilizada en el siglo XVIII —cuando en el edificio se fabricaban armas— que hasta ahora se conocía por dibujos.

De todo lo encontrado: ungüentarios de cristal y cerámicas romanas, fragmentos de mármol con inscripciones, 41 monedas romanas, medievales y modernas, los visitantes podrán ver, a partir de 2014, la gran atarazana del siglo XVI con los techos de madera y los sillares de piedra completamente restaurados; la base de algunos de los pilares medievales, lo que permitirá comprobar por dónde discurría el edificio del siglo XIII, y el mausoleo con algunas de las cinco urnas funerarias de vidrio, que se han conservado intactas después de 20 siglos, a menos de medio metro de ese suelo tan pisoteado.

Notíc publicada a El País.